Talleres empató 0 a 0 en Brasil y eliminó a San Pablo

Copa Libertadores | En un partido infartante, el Matador logró el empate y clasificó a la Fase 3 

En una noche histórica para Talleres, el Matador empató ante San Pablo por 0 a 0 y gracias al 2 a 0 obtenido en el partido de ida, clasificó a la Fase 3 de la Copa Libertadores. El mejor jugador del partido fue el arquero Guido Herrera, quien tapó varios mano a mano. El árbitro del encuentro fue el ecuatoriano Roddy Zambrano, quien tuvo un flojo desempeño.

En el primer tiempo, el conjunto local salió con todo, buscando saltar líneas mediante pelotazos. Por su parte, el elenco albiazul no salió a esperar sino que también buscaba la posesión de la pelota y el dominio del juego, cortando los circuitos que intentaba armar San Pablo y a partir de allí generando situaciones. Al comienzo, ninguno de los dos equipos llegó claramente al área rival sino que las jugadas quedaban inconclusas en tres cuartos de cancha.

Recién promediando el primer parcial, ambos comenzaron a probar de afuera del rectángulo final pero sin sorpresas. A los 33 minutos, el delantero Dayro Moreno tuvo la más clara del período inicial pero el defensor Reinaldo le tapó el disparo justo. El combinado tricolor generó muchas infracciones fuertes que el arbitrado no sancionó y en los casos en los que así lo hizo no mostró las tarjetas debidas.

En el complemento, el elenco paulista continuó proponiendo y los de barrio Jardín Espinosa esperaron atrás buscando responder con algun contraataque. El tiempo fue corriendo y a pesar de tener la pelota, los locales no lograron romper la valla defensiva conformada por Leonardo Godoy, Juan Cruz Komar, Nahuel Tenaglia y Enzo Díaz.

A los 35 minutos, el atacante Éverton fue expulsado por un planchazo a la cara de Díaz, quien debió ser atendido urgentemente debido a un corte. Sin más emociones el duelo murió sin goles. Talleres logró un histórico pase, eliminando a uno de los mejore equipos del continente.

Coparon tribuna
Los hinchas de Talleres agotaron en pocas horas las 3.000 entradas que el club brasileño les había otorgado y abarrotaron la cabecera asignada para ellos. Además, el estadio en sí lució colmado y se vivió una gran fiesta de fútbol en San Pablo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.