Cordoba: Confirman la condena a la mujer que le quiso cortar el pene a su pareja

La Justicia cordobesa rechazó el recurso de la defensora de Brenda Barattini, sentenciada a 13 años de cárcel por tentativa de homicidio calificado por alevosía

La Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia de Córdoba (TSJ), por unanimidad, rechazó este martes el recurso de casación interpuesto por la defensora de Brenda Barattini, quien intentó seccionarle el pene a su pareja la noche del 25 de noviembre de 2017.

En consecuencia, confirmó la condena de la Cámara en lo Criminal y Correccional de Segunda Nominación de la ciudad de Córdoba, integrada por jurados populares y decidida el 25 de septiembre de 2019. El tribunal de juicio había concluido que Barattini actuó como autora del «delito de tentativa de homicidio calificado por alevosía» y le había impuesto una pena de 13 años de prisión, adicionales de ley y costas.

Además, admitió parcialmente la acción civil intentada por el damnificado y ordenó pagar la suma de 493.665 de pesos en conceptos de daño emergente, lucro cesante pasado, pérdida de chance y daño moral, más intereses.

«En orden a los planteos de la defensa, en primer lugar, el TSJ analizó y refrendó la fundamentación de la prueba referida a la intención homicida elaborada en el fallo cuestionado. En dicha motivación, principalmente, se consideraron diversos indicios que convalidaron el relato de la víctima»,. señala la resolución dada a conocer en las últimas horas.

«En el marco del plan diseñado y previo a cometer el hecho, Barattini instaló ciertas versiones en su entorno que colocaban al damnificado en el rol de acosador; también dispuso ciertas condiciones para el encuentro que tuvieron el día del hecho que favorecieron la ejecución de la modalidad comisiva elegida; ello le permitiría luego imputarle haberla violado, lo que era mentira», agrega.

La arquitecta Brenda Barattini intentó seccionarle el pene a su pareja con una tijera de podar en un encuentro íntimo en su departamento, en noviembre de 2017. Archivo.

La arquitecta Brenda Barattini intentó seccionarle el pene a su pareja con una tijera de podar en un encuentro íntimo en su departamento, en noviembre de 2017. Archivo.

Asimismo se resalta que «gracias a la sobrevida de la víctima, el auxilio recibido esa noche y la dinámica que tuvieron estos sucesos, se inició una investigación penal inmediatamente después del acaecimiento de la agresión. Ello permitió dilucidar las acciones de la imputada al momento del acometimiento, inmediatamente después y su persistencia en él, a pesar de la actuación de terceros».

También se menciona como «pruebas relevantes» a unos cuadernos personales de la acusada, «que dieron cuenta del plan pergeñado, sus variantes y de los conocimientos que ella había adquirido para ejecutarlo».

En el fallo, la TSDJ señala que «si bien no se identificó el motivo por el cual Barattini concretamente agredió al damnificado, se descartó que ella hubiera estado en un contexto de violencia de género. Sobre ello, se infirió que la joven pudo subjetivamente percibirlo así, pero que no había datos objetivos que lo validaran. Bajo esa percepción, se especificó también que la acusada presentaba una personalidad narcisista que era compatible con el tipo de agresión ejecutada».

«Otro dato probatorio relevante resultó la clase de herida causada que supuso un riesgo a la vida de la víctima. Ello es así, pues ella consistió en el seccionamiento de dos arterias por las cuales corría un profuso caudal de sangre, lo que era plenamente conocido por la imputada. Tal herida, asimismo, derivó en una lesión ulterior que consistió en una limitación en el funcionamiento sexual del órgano afectado y un trastorno por estrés postraumático», amplía la resolución del Tribunal cordobés.

Todo esto hizo que el TSJ estimara que Barattini actuó con alevosía en contra de la víctima, ya que el damnificado «se encontraba en un estado de vulnerabilidad que la acusada predispuso y del que se valió para tomarlo por sorpresa mediante un ataque certero».

De igual modo, se descartó que la fundamentación de la pena concreta impuesta a la condenada haya estado indebidamente motivada.

Finalmente, la Sala Penal validó la admisión de la pérdida de chance reclamada civilmente, que la defensa objetó, y también las razones ofrecidas para la distribución de las costas civiles en los porcentajes que el tribunal estimó prudencialmente.

En el marco de un encuentro íntimo en su departamento del barrio Nueva Córdoba., la arquitecta Brenda Barattini intentó seccionarle el pene a su amante hace casi cuatro años, empleando para ello una tijera de podar, ocasionándole serias lesiones que casi le hacen morir desangrado.

Durante el juicio había confesado que «planifiqué lastimarlo. Quise herirlo, no más que eso” y adujo que había sufrido daño psicológico por parte de su pareja, quien le enviaba a sus amigos fotos íntimas de ella. «Me hacía ver como una cola. Vulneró mi intimidad, mi vida y mi carrera. Se había arruinado todo», relató oportunamente.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *