De vuelos que emprenden

Un joven diseñador riocuartense se atrevió a despegar de la monotonía y a encarar un emprendimiento que se destaca por su alto vuelo. 

Marcelo Quiroga es un joven que supo cómo conjugar su pasión por la aviación con la creatividad del diseño para emprender Ícaro, una marca de indumentaria fresca, muy pensada y con muchas buenas ideas. Integrante en constante formación de las FAA y Diseñador Gráfico y Publicitario, Marcelo encaró una nueva etapa de su emprendimiento a través del Instagram @icaro.ind en donde expone su creatividad, su impronta y su vuelo.

¿Cómo surgió la idea de emprender?
En una oportunidad escuché que emprender es trabajar en algo que disfrutás y te motiva y de lo cual podés obtener un beneficio económico. Gracias a internet y las redes sociales, uno tiene mucha información al alcance, entonces empecé a interiorizarme sobre el emprendedurismo, ver proyectos de otras personas, lo que me inspiró a buscar cómo relacionar aquellas cosas que me gustan en una actividad que pueda desarrollar y obtener ganancias. El desarrollar una marca de indumentaria me permitió poder relacionar el diseño, la aviación, la historia y el dibujo.

¿Qué fue lo que te motivó a desarrollar una idea de negocio que tuviese relación con tu profesión?
Además de querer llevar a cabo un emprendimiento personal, la poca oferta en el mercado local relacionados a la aviación y un público a la espera de dichos productos, fue lo que principalmente me motivó a llevar a cabo esta idea de negocio. El poder crear una marca que comparte la misma pasión de sus clientes por una actividad tan particular, es también un buen motivo.

¿Qué tienen de especiales las remeras ? ¿Cómo definirías su estilo?
Si bien están inspiradas en aviación, al desarrollar el concepto de cada estampa busco que no sea solamente para entendidos, tratando de darle una vuelta de tuerca desde el tipo de ilustración, para que resulten también llamativas a un público más general. El estilo de Ícaro combina algunas características de lo vintage y del comic antiguo, buscando lograr un estilo urbano e informal, sin seguir una tendencia en particular.

¿Cómo es el proceso creativo que encarás al momento de diseñar, en qué te inspirás? 

El proceso creativo que empleo es en base a lo que aprendí en la Carrera de Diseño Gráfico, surge la idea, investigo, hago bocetos y, una vez seleccionada la propuesta, la digitalizo, para luego hacer pruebas de color, tanto de la estampa como de la remera en la cual se estampará, o la disposición de la estampa en la prenda, siempre teniendo en cuenta las ventajas y limitaciones del sistema de impresión empleado que es la serigrafía, que además su origen antiguo y artesanal refuerzan el concepto y la estética vintage de la marca.
La idea puede surgir de diferentes formas. Una fotografía, una anécdota, un hecho histórico, un logotipo de época, algún parche o escudo, elementos comúnmente utilizados en la actividad, artículo de revista, entre otros, pueden ser los disparadores de ideas.
Detrás de cada diseño hay más que una imagen, hay una búsqueda gráfica y un tanto artística, para lograr acercar al público una pequeña parte del inmenso mundo de la aviación y de la aeronaútica, recurriendo a un formato más descontracturado y casual, como es una prenda, una remera.

-¿Qué satisfacciones te trajo, hasta ahora, emprender y encarar una idea de negocio autogestionado?
Si bien el negocio está en etapa de crecimiento, son muchas las satisfacciones, principalmente el saber que uno no se encuentra solo en el camino, que hay muchos emprendedores e instituciones que brindan ayuda desde la experiencia y capacitación. Otra gran satisfacción es estar constantemente aprendiendo cosas nuevas, a medida que se va desarrollando el proyecto, se van aprendiendo mucho, desde lo legal y comercial, hasta cuestiones técnicas que algunas veces parecen sencillas y pueden ser subestimadas, como ser los diferentes tipos y calidades de telas o lo que parece el «simple» manejo de redes sociales. Además, a medida que se avanza en las diferentes etapas de un emprendimiento, uno comienza a reconocer las propias limitaciones y necesidades, lo que te lleva a recurrir a diferentes profesionales, tendiendo una red de ayuda mutua, donde uno también tiene la suerte de conocer excelentes personas.

-¿Qué tiene de especial la aviación para que decidas plasmarla en remeras?
Quizás la aviación en sí no tenga algo especial, creo que la cuestión viene más por el lado de lo que significa para mí y para otras tantas personas que de alguna manera se dedican a la actividad. Así como algunos disfrutan de la velocidad de un auto o de su equipo favorito en la cancha, la aviación también tiene su encanto y genera una pasión en sus seguidores, quizás menos popular. La nutrida historia y el constante desarrollo tecnológico de la actividad, es lo que alimenta esa pasión y le da continuidad. Si nos ponemos a mirar hacia atrás, desde los primeros intentos de vuelos en precarios planeadores, hemos llegado a alcanzar velocidades superiores a la del sonido y conectar lugares y personas en muy poco tiempo, cuando antes la idea de surcar los cielos era solo para las aves.

¿Qué es lo próximo que se viene?
Lo próximo que se viene para la marca es anexar otras prendas y accesorios que complementen las remeras, y también ir sumando nuevos diseños, logrando completar líneas donde las prendas se relacionen entre si bajo una temática en común, como ser por ejemplo aviación nacional, Segunda Guerra Mundial, entre otras. Y todo esto lo pueden ver en el Instagram @icaro.ind que tiene unas fotos con un vuelo increíble (risas).

Fuente LV16 rio cuarto


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.