Día de Internet: el detrás de escena de cómo nos conectamos

Hay dos formas que se pueden utilizar para tener conexión y en este artículo te explicamos cómo funcionan.

Si nos remontamos a los años 60, es fácil creer que nadie imaginaría que hoy en día todo lo que nos rodea depende de Internet, desde las comunicaciones y las redes sociales, hasta las transacciones financieras.

Se estima que hay 4.000.000.000 de usuarios conectados, por esto, resulta difícil pensar qué haríamos sin esta tecnología.

Cabe destacar que nos encontramos en una nueva era, en donde absolutamente todo pasa por Internet, no sólo las comunicaciones sino también la seguridad, los bancos, la forma en la que se llevan a cabo las tareas en una empresa, y hasta los hospitales y sanatorios. Se trata de algo que está instalado en el día a día de la gente, pero ¿qué es lo que realmente se sabe de las conexiones a Internet?

Hay dos formas que se pueden utilizar para tener conexión:

Por un lado, se encuentran las conexiones satelitales, que se utilizan principalmente para aquellas zonas difíciles de llegar con cableado marítimo o terrestre, como es el caso de las zonas rurales.

Además, están los cableados de fibra óptica, que se constituyen como el principal proveedor de Internet en la mayoría de las grandes ciudades. De hecho, el 97% de las conexiones globales se realizan mediante tendido de cables submarinos de fibra óptica, que luego llega a las ciudades mediante cableado terrestre.

Los expertos estiman que si uniéramos todos los cables existentes podríamos dar la vuelta al mundo 22 veces. Además, este tipo de conexiones está diseñado de tal forma que evita que se corte Internet en caso de que algún cable tenga desperfecto.

“Los cableados están diseñados para que exista redundancia: el sistema tiene forma de “anillo” y cada salida terrestre cuente con otras vías de entrada y caminos alternativos” graficó Ernesto Curci, VP de Servicios y Gestión de Redes de CenturyLink LATAM.

Por ejemplo, uno de los cables que trae Internet a la Argentina es el South American Crossing, cableado que opera la empresa CenturyLink en América Latina, y que transporta 1,5 TB de datos por segundo.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.