El huracán Dorian arrasó Bahamas: buscan sobrevivientes con motos de agua y excavadoras

Luego de golpear por más de un día a las Bahamas, el huracán Dorian se dirige hacia los Estados Unidos ya convertido en un ciclón de categoría 2, tras perder la potencia máxima que había alcanzado en el océano Atlántico durante el fin de semana.

Luego de golpear por más de un día a las Bahamas, el huracán Dorian se dirige hacia los Estados Unidos ya convertido en un ciclón de categoría 2, tras perder la potencia máxima que había alcanzado en el océano Atlántico durante el fin de semana. Sin embargo, los estragos causados dejaron al archipiélago bajo agua, con miles de evacuados y cientos de casas destrozadas, árboles caídos, rutas intransitables y al menos siete muertos.

Ante el desastre, los habitantes de las islas intentaban hoy rescatar sobrevivientes de la tormenta con motos acuáticas y una excavadora, mientras la Guardia Costeraestadounidense, la Marina británica y un puñado de grupos humanitarios trataban de llevar alimentos y medicinas a los sobrevivientes.

Los aeropuertos estaban inundados y las rutas intransitables, después de que la tormenta más fuerte jamás documentada en Bahamas se instalara sobre las islas de Ábaco y Gran Bahama y las impactara con vientos de hasta 295 kilómetros por hora y lluvias torrenciales antes de moverse por fin hacia aguas abiertas en dirección a Florida. Para alistarse para su llegada, en la costa estadounidense la gente ultimaba sus preparativos a fin de defenderse de los vientos de 168 kilómetros por hora.

«Es una devastación total. Quedó destruida. Apocalíptico. Parece como si una bomba hubiera explotado», dijo Lia Head-Rigby, quien ayuda a manejar una organización local de asistencia y que realizó un recorrido aéreo por las Islas Ábaco, una de las zonas más afectadas. «No se puede reconstruir lo que estaba ahí; hay que empezar de nuevo».
Ads by 
Asimismo, la mujer aseguró que de acuerdo con un allegado suyo «hay muchos más muertos» y que se están recuperando los cuerpos. En consonancia con sus declaraciones habló el primer ministro de Bahamas, Hubert Minnis, quien también prevé un aumento en el número de decesos y pronosticó que la reconstrucción requeriría de un «gran esfuerzo coordinado». «Estamos en medio de una de las peores crisis nacionales en la historia de nuestro país. No se escatimarán esfuerzos ni recursos».

Cinco helicópteros de la Guardia Costera volaban casi cada hora hacia Ábaco y así evacuaron a más de 20 heridos al principal hospital de la capital. También marineros británicos acudían para prestar ayuda. Unos pocos grupos humanitarios independientes intentaban llegar a las islas afectadas en el norte del archipiélago.
Contra el viento y la lluvia, los rescatistas empezaron a evacuar gente tras el paso de la tormenta a última hora de ayer utilizando motos acuáticas, botes e incluso una gran excavadora que llevaba niños y adultos en su pala, avanzando en medio de las aguas crecidas para ponerlos a salvo.

Testigos del desastre

Yasmin Rigby, una habitante de Freeport, dijo que «la mayor parte de la isla seguía inundada» y que «continuaba lloviendo con ráfagas de viento». «Todavía estoy recibiendo llamadas de gente que pide auxilio», aseguró. «No me puedo mover de mi apartamento. Por suerte tenemos bastantes provisiones».

Un pescador de las Bahamas, Howard Armstrong, describió una escena aterradora: «Aguantábamos hasta que el agua empezó a llegar sin parar y todos los electrodomésticos empezaron a girar alrededor de la casa como en una lavadora», contó. «Mi mujer sufrió hipotermia y estaba de pie sobre los armarios de la cocina hasta que se desintegraron. Estaba con ella y se ahogó», añadió.
Por su parte, en las costas de Florida, Georgia y Carolina del Norte se emitieron avisos de evacuación para más de 2 millones de personas. Aunque la amenaza de un impacto directo a Florida ya no es tan firme, se prevé que Dorian pase peligrosamente cerca de Georgia y Carolina del Sur, e incluso que toque tierra en Carolina del Norte el jueves o viernes.

«Puede que Estados Unidos tenga un poco de suerte respecto al huracán Dorian, pero por favor no bajen la guardia», tuiteó el presidente Donald Trump. «Mientras se dirige a la costa, ¡pueden ocurrir cosas muy malas e impredecibles». Es que incluso si no toca tierra, es probable que Dorian cause marejadas ciclónicas y graves inundaciones, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.
En las Bahamas, el portavoz de la Cruz Roja Matthew Cochrane dijo que se cree que más de 13 mil viviendas, alrededor del 45% de las residencias en Gran Bahama y Ábaco, sufrieron daños severos o quedaron destruidas por completo. Funcionarios de las Naciones Unidas indicaron que se necesitarán alimentos para más de 60 mil personas en las islas, mientras que la Cruz Roja señaló que unos 62 mil residentes requeriránagua potable.

Agencia AP y AFP

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.