Financiarán el desarrollo de cuatro vacunas fundamentales

Será para combatir la chikungunya, la rabia, la fiebre amarilla y la hemorrágica

Cuatro nuevas vacunas serán desarrolladas en la Argentina a partir de la colaboración de los sectores público y privado, con el objetivo a largo plazo de atender necesidades aún no satisfechas. La Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y Sinergium Biotech financiarán, desde su etapa temprana de desarrollo, proyectos de vacunas para fiebre amarilla, fiebre hemorrágica, rabia y chikungunya. En una primera etapa, la financiación representa una suma de 30 millones de pesos.

A partir de una estrategia de innovación abierta y apoyándose en las herramientas actuales para la interacción público privada, Sinergium Biotech implementó una búsqueda activa de proyectos innovadores en vacunas y eligió cuatro proyectos que se encuentran en su etapa inicial. “Los cuatro proyectos seleccionados son compatibles con nuestra futura planta de producción de antígenos y serán financiados desde el comienzo. El proceso de desarrollo de una vacuna tiene múltiples etapas entre su descubrimiento y la comercialización final”, explicó Alejandrina Vendrell, especialista científica del área de Innovación de la empresa Sinergium Biotech.

Los proyectos elegidos incluyen vacunas para fiebre hemorrágica y fiebre amarilla ya que, si bien ambas cuentan hoy con vacunas para tratar la enfermedad, los antígenos actuales presentan limitaciones por ser de virus atenuados y no pueden ser aplicados en algunas poblaciones, tales como embarazadas o inmunodeprimidos. Asimismo, Sinergium Biotech escogió el proyecto de desarrollo de una vacuna para la rabia, la cual provoca en el mundo 59.000 muertes por año. La cuarta iniciativa científica escogida por la empresa tiene que ver con el desarrollo de una vacuna para la fiebre Chikungunya, enfermedad transmitida por las picaduras de los mosquitos de la familia Aedes.

Para esta enfermedad aún no se cuenta con ninguna vacuna disponible y su concreción representaría un gran avance para las zonas de América Latina en donde este flagelo se presenta con mayor asiduidad, habiendo llegado el año pasado a confirmarse más de 123.000 casos en todo el subcontinente.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.