La renuncia del presidente de Guatemala, Alejandro Giammatei,  y el vicepresidente Guillermo Castillo «permitiría oxigenar el rumbo del país», sostuvo el segundo.

Guatemala atraviesa un período de inestabilidad política y social que se reflejó este sábado tanto con una violenta manifestación opositora en el Congreso como con el inusual reclamo público del vicepresidente Guillermo Castillo, quien pidió la renuncia del presidente Alejandro Giammatei y ofreció la suya propia para “oxigenar el rumbo del país”.

Las complicaciones de la situación política del país de América Central se derivaron de la presentación de un proyecto de Presupuesto que prevé un aumento de la deuda pública, un tema que en otras circunstancias no hubiera generado una reacción popular tan significativa, pero que en esta oportunidad se potenció por las declaraciones de Castillo, que pusieron en evidencia las diferencias entre el jefe de Estado y su segundo.

“Le he manifestado al presidente que las cosas no están bien, que muchos temas de gobierno y las decisiones que se han tomado yo no las comparto y no he sido consultado por la poca comunicación que tenemos con el señor presidente», planteó Castillo a través de las redes sociales.

Pero esa expresión de diferencias políticas entre el presidente y su vice fueron más allá, con el pedido de una renuncia conjunta que, según Castillo “permitiría oxigenar el rumbo del país y que sean nuevas personas las que vengan a tomar las decisiones más importantes».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.