La Iglesia y los abusos sexuales

La reciente noticia respecto a las revelaciones de un obispo argentino concerniente a sus abusos sexuales, a mi juicio constituyen una prueba más de mi pensamiento que creo la historia lo comprueba. Ese problema de hoy está igualmente demostrado por el monto de miles de millones de dólares que la Iglesia ha tenido que pagar en Estados Unidos por los abusos sexuales de los curas. Situación que se ha repetido en Chile.

Hace tiempo comprendí lo que creo que es un hecho indiscutible. La homosexualidad es un hecho biológico. De otra forma no podría comprender que un hombre prefiere violar a un chico que tener una relación sexual con una mujer. Desde mi sentimiento vital yo considero que la relación sexual con una mujer es el mayor placer que un hombre tiene en la vida. Ignorarla no creo que sea consecuencia de un sacrificio religioso sino un sentimiento vital.

Consciente de esa realidad soy a la vez partidario de reconocer el derecho a legalizar al matrimonio homosexual. Como bien reconociera David Hume, es imposible racionalmente dejar de sentir lo que se siente. Mi preocupación al respecto se refiere a los efectos que ello puede tener sobre la cultura y los sentimientos de los hijos que de alguna manera generen.

Debo aclarar que me estoy refiriendo a la homosexualidad masculina y no a la de las mujeres, pues ese tema me es desconocido. Hace tiempo escribí: «A las mujeres hay que amarlas, no entenderlas. Entenderlas es un proyecto imposible». Desde mi punto de vista una mujer con relaciones homosexuales no deja de ser mujer. En cambio, un hombre decididamente ha dejado de serlo.
No obstante que comprendo lo que considero la razón de ser de la homosexualidad masculina, ello no quiere decir que ignore que la pedofilia no constituya un delito. Por el contrario, ello implica la violación del derecho de los menores. Por tanto, considero que los que realicen este acto no sólo deben compensar económicamente, sino que deben ser detenidos y enjuiciados.

ABSTINENCIA

Por todo lo dicho anteriormente, a su vez considero que la Iglesia católica desde el Concilio de Letrán de 1215 confirmado por el Concilio de Trento de 1545, fue la primera asociación de homosexuales del mundo. En esos Concilios se decidió el celibato de los curas. La religión a mi juicio no es la razón de ser de la supuesta abstención sexual. En virtud de esa realidad las religiones protestantes mantienen lo que considero la coherencia de amar a Dios en el Cielo y a las mujeres en la tierra. 

Otro factor a tener en cuenta es el mandamiento: No fornicar. ¿Cuál es el significado moral de ese mandato? Puedo adelantar que si no fuese por el placer de las relaciones sexuales la humanidad no existiría. La única razón de acostarse con una mujer no surge sólo del propósito de tener un hijo. El hijo puede ser la consecuencia no la causa. Pero recuerdo que hace algunos años aprendí empíricamente que la relación sexual con su esposa que no fuese con el propósito de tener un hijo era pecado, y me atrevería a considerar que era considerado fornicar.

Siguiendo con la ética de los mandamientos tenemos: «No desear la mujer de tu prójimo». Otro mandato imposible de cumplir, pues el deseo es imposible de evitar como antes dije en nombre de Hume. El pecado podría resumirse al hecho de tener relación sexual con la mujer de tu prójimo. O sea estaríamos incumpliendo el «no fornicar».

En esa situación considero que está: «No desear los bienes ajenos»: Ojalá fuese posible que se cumpla pues en ese deseo se manifiesta la demagogia vigente vía el socialismo en nombre de la falacia de la búsqueda de la igualdad económica y su resultado la desigualdad política.

SITUACION POLITICA

Igualmente, la situación presente en términos políticos y la Iglesia es la aparente posición del Papa que fue a visitar a Fidel Castro, ignorando los crímenes del régimen cubano y la falta de libertad pendiente. No puedo menos que recordar que a Kennedy -el primer presidente estadounidense católico- le debo mi presencia en Argentina y a Miami, la capital de América latina. Fue Kennedy quien traicionó a los cubanos en Bahía de Cochinos y seguidamente pactó con Krushev durante la crisis de los misiles y entregó a Cuba a la órbita soviética. Decisión que a su vez implicó la guerrilla en América latina, financiada por Rusia y organizada en La Habana. Y tengamos en cuenta que hoy las FARC son amigas de Raúl Castro y Cuba es socia de Maduro.

Pero en fin, el problema pendiente del momento sigue siendo la persistencia de la pedofilia de los curas. No santifiquemos la violación sexual en nombre de Dios. Si Dios existe tiene claro la razón de ser de la existencia de Adán y Eva como el reducto de la creación humana. Y recordemos que Eva surgió de la costilla de Adán, pero ello no cambia el hecho indiscutible de la naturaleza humana.

Por Armando Ribas

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.