¿Llegó de Estados Unidos el corte que va a reemplazar a la tira de asado?

Se llama “tomahawk”, es como un hacha y la carne está rodeada por el hueso.

En los últimos tiempos, las parrillas argentinas han incorporado un nuevo corte de carne, el “tomahawk”, que proviene de los Estados Unidos. ¿Va a desplazar a la clásica tira de asado?

Según explican los especialistas, el “tomahawk” se extrae haciendo un corte paralelo a la costilla. Tiene un «excedente» de hueso de unos diez centímetros de largo.

Como si fuera un chupetín, en uno de sus extremos se encuentra el ojo de bife. El grosor de la pieza depende del grosor de la costilla y, generalmente, es de seis centímetros de espesor.

Es muy sabroso. La pulpa cárnica está potenciada por el sabor del hueso que la rodea. Es un corte norteamericano que, de alguna manera, se suma al T-bone, que en nuestro país se come desde hace algunos años, y es lomo de un lado y bife de chorizo del otro.

En algunos frigoríficos, como Los Prados, el kilo de “tomahawk” cuesta 288 pesos, casi el doble que el bife ancho. Pero los pedidos aumentan.

En la carnicería Piaf, de Palermo, también se puede ver el corte “tomahawk” (así se llamaba el hacha que usaban los indios Sioux).

“Creo que la gente está consumiendo el corte ‘tomahawk’ por moda”, le explica Hernán Méndez, dueño de Piaf, a Clarín. Y agrega: “Es uno de los músculos que componen el bife ancho, podríamos decir que el principal».

-¿Y puede reemplazar a la tira de asado?

-No, la tira es otra cosa…

Según la costilla de la que provenga, el “tomahawk” puede pesar entre 1 y 1,7 kilos.

En el restaurante Happening (Buenos Aires), “y para compartir”, una unidad de poco más de un kilo cuesta 1.500 pesos. Se venden de 15 a 20 por día.

En La Cabrera -también de Buenos Aires-, a su vez, un “tomahawk” de un peso similar se paga 1.263 pesos.

Gastón Riveira, su dueño, comenta: “Es un corte rico, por la cantidad de hueso que rodea la carne y por el tipo de músculo que es el ojo de bife. Pero no va a desplazar a la tira de asado. Son cortes diferentes. En el animal, el asado está ubicado de otra manera”.

Justamente, fue en La Cabrera donde Mohammed Bin Salmann, príncipe de Arabia, quedó fascinado con el corte “tomahawk”, en este caso de carne de raza Wagyu, que probó durante su visita a Buenos Aires, a propósito del G-20 (cuesta 2.673 pesos).

Clarín

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.