Twiggy, la modelo «pop» que aún inspira, cumplió 70 años

El pelo a lo garçon, inocentes pecas, impactantes pestañas maquilladas. Junto a su extremada delgadez y su aspecto aniñado la convirtieron en la primera «top» model del mundo.

Corrían los años 60 cuando Twiggy, que acaba de cumplir 70 años, se convirtió en una estrella de la moda. Su aparición dio un vuelco a la estética social, fue toda una revolución. Su imagen aniñada y su frágil silueta de 1,69 de altura y tan solo 40 kilos de peso rompió los cánones de belleza de la época en la que reinaban la voluptuosidad de las curvas y las melenas ondulas al estilo Marilyn MonroeBrigitte Bardot o Sofía Loren.

Leslie Lawson nació en Londres el 19 de septiembre de 1959. En un abrir y cerrar de ojos, esta joven, hija de una operaria de imprenta y un carpintero, que adoraba la moda desde niña, aprendió a confeccionarse su propia ropa para crear un estilo propio y moverse por los circuitos mods. “Estaba loca por la moda”, confesó en alguna entrevista.

Gracias a su novio de entonces, Nigel Davies, conoció al peluquero estrella del momento, Leonard, quien no dudó en convertir su melena castaña en un corte a los garçon teñido de rubio platino, un cambio de imagen radical que llamó la atención del fotógrafo Barry Latega, que rápidamente la inmortalizó.

El maquillaje de los ojos, el distintivo de Twiggy.
El maquillaje de los ojos, el distintivo de Twiggy.

Este cambio de imagen acompañado de un maquillaje con ojos muy marcados e impactantes pestañas pintadas al estilo de las muñecas la convirtieron en una modelo única.

Debido a su delgadez, sus padres la llamaban cariñosamente “Twigs” -ramita-, un original apodo con el que decidió abrirse camino en la moda. Días después, el periódico Daily Express publicaba: “Twiggy, el rostro del 66’”. Acababa de nacer la primera top model.

La minifalda, las medias de colores, los jerséis con motivos pop y las botas de caña alta se convirtieron en sus mejores compañeros de viajes. Su paso por la moda fue breve, fugaz. Se hartó de las exigencias de la industria: «Estoy cansada de ser una percha», decía a sus 21 años.

Cuatro años después de acaparar todas las portadas de revistas de moda y periódicos, la modelo británica dio el salto al cine de la mano del cineasta Ken Russell, que le dio un papel en “The Boyfriend”. En 1971, gano dos Globos de Oro, como Mejor actriz y Promesa revelación.

Publicó sus memorias “Twiggy in Black and White” (“Twiggy en blanco y negro”) y ahora, de vez en cuando, colabora como diseñadora para alguna firma o gran almacén.

Tal es la influencia de esta modelo, que a día de hoy, su estética sigue inspirando a diseñadores y estilistas. Su maquillaje de ojos arrasa esta temporada.


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.