Un preso se tragó un celular y estuvo al filo de la muerte

La batería estuvo a punto de disolverse en los ácidos digestivos

Un hombre de 33 años de edad, preso en una cárcel de Kosovo, llegó al nosocomio de la ciudad de Pristina con fuertes dolores estomacales.

Tras las pruebas que le realizaron al individuo, se percataron de que el problema era telefónico. Y es que el hombre tenía en su estómago, según las radiografías, un celular Nokia 3010.

Los médicos tomaron la decisión inmediata de operar de urgencia al paciente, que comentó que se había tragado el celular hace unos cuatro días, bajo el riesgo de que los ácidos del estómago diluyeran la batería del teléfono. Si hubiera sucedido esto, el hombre habría muerto. Pero los médicos llegaron a tiempo y a través de una endoscopia, sacaron el teléfono.

Antes, separaron el Nokia 3310 en tres partes para facilitar la extracción del celular por vía endoscópica.

El propio cirujano que realizó la operación, Skender Teljaku, compartió en su cuenta personal Facebook las fotos del teléfono en el interior del estómago, las radiografías y las imágenes del dispositivo, después de su extracción.

“Fue como caminar sobre un campo minado, pero finalmente todo salió bien”, dijo el cirujano.

¿Habrá sido la necesidad de comunicarse con su interior lo que llevó a este hombre a ingerir el celular?

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *